Nuestros mayores son personas excepcionales. Cuidarles y ofrecerles una gran calidad de vida es uno de nuestros cometidos; por eso adaptamos nuestra cocina a su ritmo de vida. Siguiendo las bases de la dieta mediterránea y a través de una gastronomía elaborada, atractiva y que conserva todo su valor nutricional, ajustamos nuestros menús al estilo de vida de nuestros mayores, garantizando la calidad en el servicio y la atención personalizada. En la jornada informativa   NUESTRA  COCINA,  y que celebramos el pasado 19 de Mayo, los usuarios del centro y sus familiares,  fueron informados con clara transparencia, de cómo está establecido el protocolo de cocina. En Portamar Residencial, disponemos de un programa  especial  de comidas, en texturas modificadas. Una técnica francesa  denominada   FACILE À MANGER   y que muy pocas cocinas son conocedoras de dicho método. El “fàcile à manger” es una manera de cocinar los alimentos especial para aquellas personas que presentan dificultades de masticación y deglución. Son elaboraciones de texturas agradables y fáciles de deglutir que no pierden ni el sabor ni el valor nutricional de los alimentos. Esta técnica de preparación de alimentos estimula el apetito y devuelve el placer de la comida a aquellas personas que por un motivo u otro tienen complicaciones para masticar o deglutir, siendo un factor clave para mejorarles su calidad de vida.   Admite preparaciones tanto en frío como en caliente y presenta una amplia variedad en la gama de platos; una cocina tradicional con la incorporación de ingredientes naturales que se complementan para conseguir el equilibrio nutricional. En la jornada de cocina del pasado 19 de Mayo, el departamento de nutrición informó y explicó,  cuáles son los parámetros que se siguen para elaborar un menú, las garantías nutricionales de este y la calidad del producto utilizado. Hablamos  de la dieta triturada, indicada para personas que presentan severas dificultades de masticación y/o problemas graves de deglución. En este tipo de dieta se garantiza: Variedad de alimentos. Siempre que sea posible, mantener el ingrediente proteico del 2º plato del menú basal. Adaptación de textura uniforme. Cuidado de la presentación, sabor y olor para favorecer el apetito. El aporte de hidratación. Distribución de energía y nutrientes similar al menú basal.   Se explicó todos los pasos, que se siguen en la cocina, para elaborar este tipo de dieta. La jornada fue muy interesante y enriquecedora  en cuanto a la información proporcionada ; los usuarios asistentes y sus familiares, pudieron realizar todo tipo de preguntas, al equipo de nutrición. En Portamar Residencial, hemos creado, una comisión de cocina, entre los propios usuarios que, de forma periódica,  se reunirá,  para valorar los platos del menú; asimismo,  podrán hacernos las propuestas que estimen oportunas, y que evidentemente serán recogidas por parte del Centro.    Les recordamos otra de las grandes novedades que por nuestra parte ofrecemos en cuanto al menú y que consiste en la posibilidad de elección de doble plato, en cada una de las ingestas, tanto para las comidas como para las cenas. ¡Os mostramos imágenes del evento!